Posturas de parto: Cuáles existen y en que se diferencian

La elige de la postura de parto es muy personal y dependerá de cada mujer

Las posturas de parto es personal y depende de cada futura madre. No existe una postura de parto perfecta, sino aquella con la que la mujer se sienta mejor y más segura. Además, se puede hacer una combinación de varias posturas en el proceso de parto. Estas son las posturas:

Posturas de parto horizontales. Estas son las que la madre está en una posición estirada:

 
  • Posición ginecológica: Denominada también cómo de decúbito supino es una posición en la cual la mujer está tirón sobre la espalda sobre la cama o en una cama de parto, con los pies sujetos a los estribos.
  • Posición McRoberts: La madre se estira sobre su espalda y flexiona y lleva sus piernas hacia el abdomen. Esta es una posición poco utilizada, puesto que suele recurrir a ella en casos de distocia de hombros, puesto que ayuda a liberar el sacro y aumentar el diámetro de la zona pelviana.


Posturas de parto verticales: Estas son las que la madre está de pie:
Las posturas de parto horizontales ofrecen más libertad de movimiento, un hecho básico para toda madre a lo largo del parto.

  • De pie: Es la postura que la mujer está derecha y con el apoyo de sus piernas. En esta postura es necesaria un apoyo que puede ser una pared, una barra, una cuerda o una persona. Esta posición favorece la oxigenación del futuro bebé.
  • De piernas: Esta postura hace que la salida pelviana se abre a su máxima capacidad. Un hecho que facilita la rotación del bebé y el descenso en un parto difícil. La postura de piernas requiere menos esfuerzo para el parto de la madre y se puede realizar sobre la cama o directamente a tierra.
  • Semi sentada: La posición semi sentada facilita que la mujer descansa y permite la monitorización fetal. También es una buena alternativa para el personal sanitario encargado del parto. A parte y al estar incorporada, la madre puede ver cómo evoluciona el parto. En determinados hospitales hay butacas de parto especialmente pensadas para esta posición.
  • Sentada: Si el parto se practica sentada sobre un taburete o una silla que lo permita, la mujer se puede salir adelante para descansar después de cada contracción. Esta postura permite que la futura madre reciba masajes para aliviar los dolores del parto en la zona baja de la espalda que algunas mujeres experimentan de parto.