¿Cómo el padre puede ayudar a que los bebés nazcan sanos?

Si la embarazada evita tomar una copa, el padre no debe beber

Durante el embarazo no solo las madres tienen que tener cuidado del futuro bebé, puesto que el hombre también puede transmitir nada anómalos causantes de defectos y porque, además, puede prevenir los defectos producidos por sustancias ambientales. Así, el padre tiene que ser conscientes de las recomendaciones necesarias para ayudar la futura madre a seguirlas, sin angustiar e impedir que se exponga.

De forma que si la embarazada está intentando no fumar, la pareja que tiene al lado no tendría que fumar, ni hacerlo a su lado, puesto que este hecho desencadena angustia y tensión. Además, pasaría a ser fumadora pasiva con los riesgos que puede comportar sobre el bebé. Si la embarazada evita tomar una copa, el padre tampoco tiene que beber, ni tampoco favorecer las ocasiones para hacerlo, el mismo con el caso de los embutidos, si la embarazada no puede comer durante su estado de buena esperanza. El embarazo supone un esfuerzo para la mujer, especialmente cuando la madre es temprana, lo tiene que atender otros hijos, sufre un problema de salud o tiene estrés por el trabajo. Cuando el padre es conocedor de alguna de estas problemáticas tiene que dar un apoyo y ayudar a la mujer evitando demasiado esfuerzo y angustia , y animándola a seguir las recomendaciones del médico. Además, el padre tiene que hacer un esfuerzo porque el embarazo transcurra en un ambiente agradable y relajado.

 

También sería bueno que el padre acompañe a la futura madre a los cursos de preparación a la maternidad para evitar situaciones de riesgo cuando llegue el día, puesto que su compañía paterna puede aliviar la madre en el parto.