El divorcio ante notario no admite hijos menores de edad

El divorci davant notari no admet fills menors d'edat- Pares i Nens

Des el 23 de julio del 2015 con la entrada en vigor de la Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria es posible realizar el divorcio ante notario, siempre y cuánto se cumplan determinados requisitos.

El primero de todos, es que el divorcio tiene que ser de mutuo acuerdo. Y que quiere decir esto de divorcio de mutuo acuerdo?

Un divorcio de mutuo acuerdo es aquel que se realiza de forma amistosa entre las partes, llegando los cónyuges a un pacto respecto a las medidas que regirán sus vidas después de la disolución del matrimonio.

El segundo requisito para interponer este tipo de divorcio ante notario es que no tienen que haber hijos menores de edad ni con la capacidad modificada judicialmente.

Si se cumplen estos dos requisitos, es puede iniciar el procedimiento de divorcio ante el notario que los cónyuges escojan libremente.

Un golpe escogido el notario, habrá que contactar con un abogado, puesto que en este nuevo tipo de divorcio también es necesaria la intervención de abogado. Corresponde a este profesional la realización del Convenio Regulador, el pacto donde constan las reglas que regirán después de la disolución.

Realizado el Convenio Regulador, los cónyuges tendrán que intervenir en un acto de otorgamiento de escritura notarial de manera personal y presencial (no se puede delegar en una tercera persona) y ratificarse al Convenio Regulador que previamente hemos realizado. Este Convenio Regulador será incorporado o se transcribirá a la escritura de disolución matrimonial.

Con este acto de otorgamiento de escritura, también será preceptiva la asistencia de Letrado en ejercicio, que por confluencia, será el abogado que redactó el Convenio Regulador.

Un golpe firmada la escritura, la propia Notaría la remitirá por vía telemática al Registro Civil, produciéndose la correspondiente anotación de divorcio.

 

Hay que destacar, que si han hijos mayores de edad o emancipados, estos también tendrán que dar su consentimiento respecto de aquellas medidas que se los puedan llegar a afectar si no tienen ingresos propios y conviven en el domicilio familiar.

A pesar de que los dos requisitos iniciales para poder tramitar este tipo de procedimiento excluyen una gran cantidad de divorcios, la ventaja de este divorcio ante notario es la rapidez con la que se lleva a cabo el procedimiento de divorcio, que ante la autoridad judicial puede llegar a tardar de 3 meses a 1 año.

CRÍTICAS Al /AL MODELO PARA NO ADMITIR EL DIVORCIO CON HIJOS MENORES

Muchas figuras del derecho, han hecho críticas sobre el hecho que las avantages de este modelo que permite acelerar el proceso de divorcio no puedan extendre's a las situaciones en las que hay hijos menores de edad.

A pesar de que se entiende que se pretenda de este modo proteger los menores, no creen que alargar los procesos de divorcio y establecimiento de los acuerdos, sea más recomendable que realizar un divorcio ante notario con las medidas preventivas necesarias que se podrían establecer de manera previa (actualmente, para que se decreten medidas provisionales pueden pasar meses).

El primero que proponen, es que naturalmente sea un divorcio de mutuo acuerdo, de carácter amistoso, donde las dos partes, con la presencia de sus abogados expongan los acuerdos llegados conjuntamente, que hagan referencia en aspectos como la guarda y custodia de los hijos entre otros. Al ser un divorcio amistoso y con los acuerdos establecidos (la falta de acuerdo no permitiría actuar al notario) en ningún momento habría la necesidad que los hijos tuvieran que declarar.

Un golpe presentado el acuerdo ante Notario, y otorgada la escritura, habría que enviar el documento al Juez y al Ministerio Fiscal para que, por ejemplo, en el plazo de un mes, tuvieran tiempo de mirárselo y oponerse si lo consideraran oportuno. Pasado este mes, si todo lo encontraran correcto se daría pleno efecto jurídico en el documento en caso de no haber sido impugnado.

A día de hoy, la realidad es que esta vía rápida de divorcio con hijos menores sigue siendo imposible pero quizás, en un futuro, las cosas canviin.

Bien es verdad que los efectos de la lentitud de los procesos judiciales, cuando afectan a las familias con niños, son todavía más graves y menos justificables.