Bebés, cuidamos de su piel al solo

En verano, las salidas en la playa o en la montaña forman parte de las vacaciones en familias con bebés. Tener cura de la piel de los más pequeños es esencial por su salud.

Hoy os damos algunos consejos para saber tratar, prevenir y tener cura de la piel de los bebés.

 

Pueden tomar el solo los bebés?

Menos de 6 meses

Es muy desaconsejable exponer a los bebés de menos de 6 meses. Su piel es todavía muy sensible, y todavía no ha desarrollado totalmente su capacidad de segregar melanina. Los bebés tan pequeños se deshidratan con facilidad y sufren quemaduras con mucha facilidad. De hecho tampoco se recomienda aplicar cremas solares.

A partir de los 6 meses

Cuando los bebés ya pasan los 6 meses, sí que se pueden exponer en el solo, pero por poco tiempo y muy protegidos. La crema solar que tenemos que usar tiene que tener un factor de protección muy elevado. Evitamos las horas centrales del día.

Cuál es la mejor crema por bebés?

En un artículo anterior ya hablamos sobre las cremas solares. Consúltalo aquí.

Como cuidar su piel después de tomar el solo

Es muy recomendable bañar a los bebés con agua tibia para sacar la sal, el cloro o la crema de su piel. Después aplicaremos una crema hidratando a su piel para repararla de los daños sufridos por el solo.

Aplicamos after sun?

A menudo, las cremas de adultos se pueden aplicar a los niños, pero es aconsejable hacer uso de cremas especializadas por bebés. Estas cremas tienen una textura más ligera y suave, de fácil aplicación y absorción, y no producen alergias. Siempre que el after sun esté indicado por bebés, podemos hacer uso.

Hagamos uso de protector solares externos?

Los bebés nunca tienen que exponerse directamente en el solo, por este motivo hacer uso de sombreros y camisetas es la opción más segura. Los tejidos tienen que ser frescos, de algodón y los sombreros con ala ancho.

Tienen que traer ojeras de solo?

En las zonas donde la radiación solar es más intensa, es aconsejable. Las ojeras es mejor que sean adaptadas a la cara del bebé, ajustables con cintas elásticas, y que bloqueen el 99% los rayos UVA y UVB.

Después de los primeros meses de vida, qué hagamos?

Hay estudios que demuestran que los niños se queman más a partir del segundo año de vida. En muchas ocasiones puesto que los padres se relajan en la aplicación de las cremas solares y en el uso otros protectores externos. Las pautas de protección solar tienen que tenerse en cuenta a lo largo de toda la vida para evitar quemaduras  y posibles enfermedades a la piel.