Mantener nuestros hijos está claro! Pero hasta cuándo?

Mantenir els nostres fills és clar! Però fins quan?- Pares i Nens

No hay ninguna duda de que los padres y las madres tienen la obligación de prestar alimentos a sus hijos y que esta no cesa en caso de divorcio o disolución de la pareja de hecho, sino que se mantiene en forma de pensión de alimentos, que se fijará en función de los gastos concretos de cada hijo, de la capacidad económica de ambos progenitores e incluirá, en términos generales, la comida, la vivienda, el vestido, el calzado, la asistencia médica y la educación.

No obstante, la situación económica que atraviesa nuestro país y la concurrencia de circunstancias excepcionales en algunas familias nos obligan a plantearnos si este derecho de los hijos es absoluto o tiene alguna limitación.

En primer lugar, hasta cuando están obligados los padres a mantener económicamente sus hijos? Según prevé el Código Civil de Cataluña, la obligación de alimentos de padres a hijos se extiende más allá de los 18 años, concretamente hasta que el hijo adquiere independencia económica, de forma que mientras siga estudiando, esta obligación se mantendrá vigente e incluirá los gastos de continuación de estos estudios.

 

No obstante, el altísimo paro juvenil de los últimos años y las dificultades que los jóvenes de hoy en día tienen que afrontar para incorporarse plenamente al mercado laboral, han provocado que los juzgados se hayan pronunciado en multitud de sentencias estableciendo límites en esta obligación: en caso de que el hijo estudie, será necesario que este tenga un rendimiento regular y que no haya finalizado los estudios con anterioridad por causas que no le sean atribuibles; en caso de que el hijo ni estudie ni trabaje, la necesidad de alimentos no le tiene que ser imputable, es decir, que no tiene que derivar de su mala conducta o de su falta de aplicación al trabajo, condición que en caso de concurre permitirá a los progenitores extinguir su obligación de pagar alimentos.

Por otro lado, también hay que plantearnos qué pasa en aquellos casos en que el progenitor obligado no dispone de ingresos económicos suficientes? Malgrat podríamos pensar que, si la pensión de alimentos se fija de forma proporcional a los ingresos económicos, en caso de carencia de ingresos no cabría el establecimiento de esta obligación, la realidad es que la mayoría de Juzgados y de Audiencias Provinciales establecen que, con independencia de la capacidad económica de los padres, la pensión de alimentos tiene que cubrir un mínimo vital, que suelen fijar alrededor de los 120-180 euros mensuales, limitando la posibilidad de suspensión de esta obligación a los casos más excepcionales de carencia absoluta de ingresos en que las necesidades básicas del progenitor son, a la vez, cubiertas por otra persona.

No es excepcional encontrarnos con padres y madres que pagan altas pensiones de alimentos a hijos de 30 años que encara no se han independizado económicamente, por el que hay que reflexionar sobre la posibilidad de que el mantenimiento de esta pensión en casos similares favorezca la pasividad de algunos hijos en la finalización de los estudios y la investigación de trabajo. Tampoco es excepcional encontrarnos con padres y madres que no pueden hacer frente al pago de la pensión de alimentos de sus hijos y tienen que recurrir a la ayuda familiar para cubrir el mínimo vital de sus hijos y sus propias necesidades, si bien en este caso no estarían obligados a garantizar el mínimo vital de aquellos hijos ya mayores de edad.

De todo, quizás habría que reflexionar que es nuestra obligación como padres dar todos los recursos a nuestros hijos por qué en el día de mañana puedan independizarse y no depender de nosotros. No obstante, hace falta que ellos también entiendan, que un golpe llegan a los 18 años hace falta que se esfuercen al estudiar, o en caso de que no sea posible por motivos diversos, al trabajar por su futuro. El que no podemos hacer es sobreprotegir-los en los casos que se quedan sin hacer ni una cosa ni el otro de forma indefinida manteniéndolos hasta pase la edad adulta, no creéis?