Mi hijo no almuerza!

El meu fill no esmorza!- Pares i Nens

Los problemas de alimentación son relativamente comunes en los niños pequeños, especialmente cuando llegan a los dos años, edad en la cual, los niños luchan por su autonomía e independencia, a pesar de que la mayoría de estos problemas no persisten en el tiempo.

 

Si tu hijo o hija muestra rechazo en frente la leche, puedes mirar de ofrecerle otros alimentos hechos con leche como yogures, quesos…

Pero para transmitir unos hábitos de alimentación saludables a nuestros niños, no nos tenemos que ocupar tanto del qué (que coman suficiente leche o suficiente verdura, que no coman demasiadas golosinas…) sino del como conseguir una relación positiva y una conducta adecuada y saludable de los más pequeños ante la comida. Estos aspectos venden determinados por la manera como los responsables de la alimentación de los niños hacen frente a situaciones cómo: "mi hija no come el que yo creo que tendría que comer".

 

No es adecuado, desde el punto de vista nutricional, forzar los niños a comer por encima de su sensación de hambre. Ejercer presión sobre los niños porque coman puede conducir a una mayor resistencia a comer y crear aversiones a ciertos alimentos. Tampoco son convenientes las prohibiciones que despertarán una mayor curiosidad y tentación hacia los productos prohibidos.

La mejor estrategia que puedes adoptar ante el comportamiento de tu hijo es la de seguir ofreciéndole alimentos saludables y dejarlo participar, en tanto sea posible, en la selección de los alimentos saludables que le has ofrecido, escuchándolo también sobre la cantidad de comer que te pide que le sirvas. Es mejor servir pocas cantidades y dar la opción a repetir. Animarlo a probar nuevos alimentos pero sin insistencia excesiva y sobre todo sin forzarlo a hacerlo. La mejor manera de conseguirlo es promover un buen ambiente a la hora de comer, compartiendo las comidas en familia. El modelo y el buen ejemplo de los adultos asegurarán la adquisición de los hábitos saludables.

En este sentido, la Generalitat de Cataluña ha presentado recientemente un documento para dar estrategias a las familias y otros responsables de la alimentación de los niños, como los monitores de comedor escolar, titulado "Guía sobre el acompañamiento de las comidas de los niños".

Los hábitos no se establecen ni en un día ni en un mes, sino en años, así que no tengas prisa. Deja que tu hijo o hija participe en la elección y elaboración de los alimentos que consumiréis (siempre que la oferta sea saludable), y recuerda que dar ejemplo es lo más importante! Verás como dentro de unos años disfrutará de una alimentación saludable.