Fórceps. Todo el que tienes que saber sobre su uso

El uso de los fórceps van ligados a complicaciones después del periodo de dilatación o si la madre sufre una enfermedad

Los fórceps son un instrumento obstétrico para ayudar al bebé a salir del vientre de su madre en el momento del parto. Los fòrceps son como un tipo de pinzas de grandes dimensiones y que al final tienen como unas cucharas amplias que se adaptan a la pequeña cabeza del bebé.

El uso de los fórceps va ligado a complicaciones después del periodo de dilatación o si la madre sufre una enfermedad y es conveniente que el parto sea rápido. Actualmente si el ginecólogo cree que el uso de los fórceps pueden ser peligrosos utiliza una cesárea.

 


El médico puede ayudarse del uso de los fórceps en los siguientes supuestos:

  • Cuando la madre sufre una enfermedad cardíaca o ha tenido una cesárea anterior.
  • Cuando el parto se frena después de la dilatación.
  • En los casos de sufrimiento fetal.
  • Si el parto se prolonga por falta de rotación o de flexión de la cabeza del feto.


¿En qué casos se usan los fórceps?

  • Cuando el bebé está colocado de cabeza.
  • Si la cabeza del niño o niños está encajado.
  • Una vez se ha completado la dilatación del cuello uterino.
  • Cuando se han roto aguas.
  • Cuando no existe una desproporción entre el diámetro de la pelvis de la madre y la medida de la cabeza del niño.